viernes, 21 de junio de 2013

HUMORISMO DEL GENERAL BELGRANO (Anécdota)

Días antes de la batalla de Tucumán, que tuvo lugar el 24 de septiembre de 1812, el coronel español Huici fue tomado prisionero. El jefe de las fuerzas realistas, general Pío Tristán, envió a Belgrano cincuenta onzas de oro para que fuesen entregadas al militar español. Al mismo tiempo le advertía sobre el trato que debía darse al prisionero, amenazando con aplicar idéntico procedimiento a los patriotas que se hallaban en su poder.
¡Cuán lejos estaba Pío Tristán de conocer la nobleza del general Belgrano y su respeto por la persona del vencido!
La comunicación concluía con estas jactanciosas palabras: “Campamento del Ejército Grande, septiembre 15 de 1812”
Belgrano, haciendo  gala de exquisita generosidad, devolvió a Tristán las cincuenta onzas. En su mensaje le pedía que las repartiese entre los prisioneros patriotas y le informaba, asimismo, que él entregaría al coronel Huici una suma igual. La nota terminaba con estas palabras reveladoras de un fino humorismo: “Cuartel del Ejército Chico, 17 de septiembre de 1812”
Siete días más tarde, el Ejército Chico obtenía una aplastante victoria sobre el Ejército Grande.
El triunfo de Belgrano en Tucumán respondió, con la elocuencia de los hechos, a las arrogantes palabras del jefe realista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada